Ozonoterapia, la técnica levemente invasiva para tratar la hernia discal

Entre dos vértebras de nuestra columna se hallan los discos intervertebrales que trabajan en forma de almohadilla, haciendo más fácil el movimiento de la columna y amortiguando la presión y el peso ejercido sobre ellos.

Si levantamos peso de manera errónea, realizamos sobreesfuerzos repetidos o tenemos sobrepeso las fibras que rodean el núcleo pulposo de aquellos discos son muy susceptibles a debilitarse y romperse dejando que los mismos se desplacen hacia atrás y compriman las estructuras nerviosas vecinas originándose entonces la lumbalgia (dolor de espalda) o la ciatalgia (dolor que baja a partir de la espalda por la pierna). Si la hernia está localizada en la zona cervical podemos sentir dolor en algún brazo o en el área cervical.

 ¿Por qué se produce una hernia discal?

Si bien puede haber una tendencia genética o familiar a padecerlas, los sobreesfuerzos físicos o en contraposición la excesiva actividad sedentaria pueden desencadenarlas. Muchas veces no queda claro cuánto hace que el paciente convive con la hernia salvo cuando empieza con los síntomas característicos de dolor e inflamación.

Hay profesiones que realizan un esfuerzo físico con torsiones y flexiones reiteradas de la espalda y tareas  en los cuales se centra el mayor esfuerzo sobre la zona lumbar.

Es común también en ciertos deportes como el tenis, el golf o aquellos que se efectúan sobre superficies rígidas (por ejemplo los runner cuando corren sin el precalentamiento previo).

Beneficios de la ozonoterapia para combatir la hernia discal

La ozonoterapia evita la ingesta de medicamentos  analgésicos y antiinflamatorios, evitando en muchos casos tener que llegar a la cirugía con posoperatorios prolongados devolviendo a su rutina habitual con mayor rapidez y sin efectos secundarios.

Es una técnica mínimamente invasiva para esta patología.

Estamos
On-Line!