Espectrómetro Médico

quelacion

Medición de metales pesados

Metales pesados son aquellos cuya densidad es por lo menos cinco veces mayor que la del agua. Tienen aplicación directa en numerosos procesos de producción de bienes y servicios. Los más importantes son:

Arsénico (As), Cadmio (Cd), Cobalto (Co), Cromo (Cr), Cobre (Cu), Mercurio (Hg), Níquel (Ni), Plomo (Pb), Estaño (Sn) y Cinc (Zn).

Metales tóxicos son aquellos cuya concentración en el ambiente puede causar daños en la salud de las personas. Los términos metales pesados y metales tóxicos se usan como sinónimos pero sólo algunos de ellos pertenecen a ambos grupos.

Algunos metales son indispensables en bajas concentraciones, ya que forman parte de sistemas enzimáticos, como el cobalto, zinc, molibdeno, o como el hierro que forma parte de la hemoglobina. Su ausencia causa enfermedades, su exceso intoxicaciones.

El desarrollo tecnológico, el consumo masivo e indiscriminado y la producción de desechos principalmente urbanos, ha provocado la presencia de muchos metales en cantidades importantes en el ambiente, provocando numerosos efectos sobre la salud y el equilibrio de los ecosistemas. Se incorporan con los alimentos o como partículas que se respiran y se van acumulando en el organismo, hasta llegar a límites de toxicidad. Si la incorporación es lenta se producen intoxicaciones crónicas, que dañan los tejidos u órganos en los que se acumulan.

Por otro lado, las aguas residuales no tratadas, provenientes de minas y fábricas, llegan a los ríos, mientras los residuos industriales contaminan las aguas subterráneas. Cuando se abandonan metales tóxicos en el ambiente, contaminan el suelo y se acumulan en las plantas y los tejidos orgánicos.

Los metales pesados tóxicos más conocidos son el mercurio, el plomo, el cadmio y el arsénico, y en raras ocasiones, algún no metal como el selenio. A veces también se habla de contaminación por metales pesados incluyendo otros elementos tóxicos más ligeros, como el berilio o el aluminio.

Durante muchos años se usaba el óxido de plomo como pigmento blanco en las pinturas (hoy reemplazado por óxido de titanio) y en muchos países se sigue usando el tetraetil plomo como aditivo de las naftas. Durante la combustión de éstas, las partículas del metal pasan al aire y quedan en el polvo de los caminos. Se usa en soldaduras y como cobertura maleable de algunas pilas, y como elementos en las baterías de los autos.

El mercurio se usa puro o en forma de amalgamas. Su uso en la medicina dental y en algunas pilas es frecuente. El cadmio se usa en diversas aleaciones y también en pilas, y se encuentra elevado en tabaquistas crónicos.

La peligrosidad de los metales pesados es mayor al no ser química ni biológicamente degradables. Una vez emitidos, pueden permanecer en el ambiente durante cientos de años.

Además, su concentración en los seres vivos aumenta a medida que son ingeridos por otros, por lo que la ingesta de plantas o animales contaminados puede provocar síntomas de intoxicación. De hecho, la toxicidad de estos metales ha quedado documentada a lo largo de la historia: los médicos griegos y romanos ya diagnosticaban síntomas de envenenamientos agudos por plomo mucho antes de que la toxicología se convirtiera en ciencia.

ozono terapia

Daños para la salud

La exposición a estos elementos está relacionada con problemas de salud como retrasos en el desarrollo, varios tipos de cáncer, daños en el riñón, e, incluso, con casos de muerte.

La relación con niveles elevados de mercurio, oro y plomo ha estado asociada al desarrollo de la autoinmunidad (el sistema inmunológico ataca a sus propias células tomándolas por invasoras). La autoinmunidad puede derivar en el desarrollo de dolencias en las articulaciones y el riñón, tales como la artritis reumática, y en enfermedades de los sistemas circulatorio o nervioso central.

El cuerpo humano no posee la capacidad de eliminar estos metales, los cuales se acumulan progresivamente en diferentes tejidos.

Por ejemplo, el cadmio, está asociado a diferentes tipos de cáncer; el aluminio a la Enfermedad de Alzheimer; el mercurio a patología tiroidea, etc.

Existen tratamientos por vía oral, intramuscular e intravenosa, con agentes “quelantes” que facilitan la eliminación y desintoxicación.

¿Cómo medir los metales pesados en el organismo?

Existe una nueva tecnología, un Espectrómetro Médico, basado en espectrofotometría lumínica, que permite en forma no invasiva, muy sencilla, determinar en la palma de la mano, la concentración en los tejidos (dentro de las células) de minerales, metales pesados, y oligoelementos. El informe es prácticamente instantáneo (los servidores centrales del laboratorio lo envían por internet).

El aparato de medición, el espectrómetro, permite:

• Un análisis mineral al instante.
• Una forma de detectar las carencias y los excesos de minerales así como las potenciales intoxicaciones por metales pesados.
• Una examen completo y personalizado para optimizar su tratamiento (exámenes de laboratorios, nutrición, suplementación nutricional, actividad física) y proponer un tratamiento eficaz que mejore su calidad de vida.

A diferencia de los métodos anteriores, como la medición en cabello que se enviaba al exterior (no debía tener ningún tipo de tinturas, ni alisados), no requiere ningún tipo de preparación.

Este análisis del Estado Oligo-Mineral, permite detectar los desequilibrios fisiológicos que le permite cuidar su salud.

El estudio brinda información sobre:

• Minerales: Carencias y excesos de minerales.
• Metales pesados: Un riesgo de intoxicación de metales pesados.
• Estrés oxidativo: Responsable del envejecimiento y de numerosas patologías.

Estamos
On-Line!