Terapias Bioxidativas

Las terapias oxidativas tales como la terapia de ozono, la terapia de irradiación ultravioleta y la terapia de peróxido de hidrógeno son benéficas para tratar una amplia gama de condiciones desde infecciones por bacterias, hongos, virus hasta dolores articulares, artritis, cáncer, etc.

Funcionan al estimular el sistema inmunológico mejorando el proceso mitocondrial y facilitando la curación sin efectos secundarios.

La medicina oxidativa puede ser utilizada como tratamiento así como estrategia de prevención para la medicina antienvejecimiento.